Apertura 2021: Se rubrica otra fracaso azulgrana en la era Zapag-Chiqui

Cerro Porteño terminó el torneo Apertura perdiendo y ubicándose por lejos del campeón anticipado Libertad. Un equipo sin orden fue humillado en la última jugada en la que Guaraní marcó el 2-0 ésta noche en el cierre del Apertura 2021, resaltando la pobreza del equipo de Chiqui Arce que ve otro torneo en manos de sus rivales de siempre.

Con los Zapag como presidente, sea quien sea quien ocupe la silla presidencial, Cerro Porteño ha visto más campeonatos de Olimpia y Libertad que el suyo propio. Un equipo inmensamente rico en potencial, en hinchada, en recursos, en apoyo multitudinario, deambula en cada torneo que juega, sin conducción, sin orden, sin cabeza. Los Zapag nunca impusieron nada en Cerro, más que una semi dictadura que apaña sus malas administraciones. Un ejemplo claro fue la asamblea en la que, a tambor batiente, se aprobó el balance, sin permitir a la oposición manifestarse.

Y más grave aun es que Francisco Arce acompaña ésta derrotero de fracasos. Ya lo hizo en la selección y continúa en Cerro Porteño, donde encuentra el campo fértil para poner en práctica sus esquemas antojadizos y equivocados, esos que quiere implementar que, lejos se ve, que raya lo ridículo por los errores a los que conducen y las derrotas productos de ellos. Muchas veces se quiso culpar a los árbitros, no exentos de trapisondas voluntarias o no, pero lo cierto y concreto es que éste Cerro perdió con Libertad 3-0 en su propia Olla, no fue capaz de ganar puntos ante rivales con mucho mejor presupuesto y jerarquía, cayó poniendo un equipo «de futuro» ante River con «promesas» que no son tales y con refuerzos como Boselli que no acierta el arco ni en sueños.

En Cerro Porteño todo está mal hecho, mal conducido. Hoy Raúl Zapag encabeza otro fracaso más, de esas campañas bien conocidas a nivel íntimo, acompañado por un técnico que no termina de demostrar «que es el mejor técnico paraguayo», según sostienen sus defensores.

La clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores es un «éxito» al que generalmente llega Cerro en cada copa internacional. En fase de grupos apenas chocó con un equipo en serio como el Mineiro, recibió cuatro allá y uno acá, así es que no es para festejar mucho que digamos.

Cerro Porteño necesita de hombres ganadores, emprendedores, amantes de la casaca y no solo del dinero proveniente de las transferencias. Le urge tener dirigentes que demuestren ser tales ordenando la institución en todos los ordenes y no que salgan a poner pecho y figuretear apenas se logra alguito. Porque llegar a octavos es solo alguito, no es la gran cosa como propiciar que sus dirigentes salgan al día a hablar a los cuatro vientos como ocurrió tras el último juego con América de Cali.

Mientras siga así, con dirigencias perdedores y sin visión deportiva, el hincha de Cerro, el más apasionado y sufrido tiene que resignarse a lo de siempre. Fracasos como éste Apertura 2021.

Foto: Raúl Zapag y Francisco Arce (Versus).