Cámara de Diputados: Gavilla de delincuentes abroquelada a la corrupción

Una patraña más de la Cámara de la  vergüenza como se conoce a Diputados se dio ésta tarde con el blindaje a Éver Noguera, vinculado al robo de fondos provenientes de la provisión de la merienda escolar en el Departamento del Guairá. Como era de esperarse, los diputados agrupados y ferozmente blindados para evitar la investigación de hechos de corrupción, votó en contra del desafuero que el mismo Éver Noguera, en un acto de cobardía descarado, pidió antes de iniciarse la sesión de la «Honorable», el rechazo al desafuero solicitado por la justicia.

Éver Noguera, integrante del movimiento Colorado Añeteté que preside su jefe, el de la frase payasesca de «caiga quien caiga» Mario Abdo Benítez, está vinculado al caso de los desvíos en la provisión de la merienda escolar al Departamento el Guairá, hecho por el que fue imputado el ex ministro del Interior, Rodolfo Friedmann y su esposa, la farandulera Marly Figueredo.

La Constitución Nacional provee de fueros a los parlamentarios con el fin de que puedan exteriorizar sus posturas y no sean objeto de investigaciones al ejercer sus funciones, no así para apañar hechos de corrupción, «tarea» que impera en la Cámara de la  vergüenza.

Los que votaron a favor del rechazo se encuentra Jazmín Narváez, una joven diputada de San Antonio que tiró al costal de la basura muchas esperanzas de los que le votaron en su ciudad principalmente, al acomodarse en la bolsa de desperdicios que contienen a sus demás colegas.

Si se consideran honestos ¿porqué no se someten a la justicia como cualquiera de los «comunes» como diría el «ilustrado» Carlos Portillo.

Foto: Juntitos los tres: Noguera, Friedmann y Mario «caiga quien caiga» Benítez. (La Nación).