Carlos Paul Benítez: Zapag lo calificó de delincuente y la APF lo designa en la siguiente fecha

Carlos Paul Benítez, el cuestionado árbitro del partido Cerro Porteño vs. Nacional, sigue campante. El mismo arbitró hoy el partido entre Luqueño y Sol de América, una fecha después de las declaraciones de Juan José Zapag, vicepresidente del Ciclón, quien lo trató de «delincuente, hijo de mil putas».

Luego del penal alevoso a Mathias Villasanti de parte de Fernando «Chapa» Martínez que Carlos Paul «no vio» al igual que el árbitro VAR David Ojeda, el director técnico del Ciclón, Francisco Arce, resumió: «Me da asco el arbitraje» y «tendremos posibilidades si Carlos Paul no nos arbitra en los siguientes partidos». Y el vicepresidente, Juan José Zapag, sentenció: «Son unos delincuentes, hijos de mil putas, vamos a ver hasta dónde llegan», entre otros epítetos.

La jugada mencionada mereció ser sancionada con penal. Especialistas y no, coincidieron que debió ser penal. Pero ni Carlos Paul, principal responsable del partido, ni el VAR Ojeda pensaron así.

Hoy, Carlos Paul con todas las plenipotencias que la ley deportiva le otorgan dirigió el juego entre Luqueño y Sol de América.

La conclusión es que para la Asociación Paraguaya de Fútbol el arbitraje de Carlos Paul estuvo bien. Se manifiesta cómplice de un desacertado actuar. Y, de paso, le hace «pito catalán» a Cerro Porteño. La APF sostiene el mal arbitraje, protege a «los delincuentes» así llamados por Zapag. De Paso, le dice al vicepresidente azulgrana, principal proponente de la candidatura de Robert Harrison a la presidencia de la APF en su momento, que sus reclamos van al basurero. En otras palabras para la APF Zapag y sus reclamos «no existen».

Foto: Carlos Paul Benítez (ABC Color).