¿Cártel de Robert Harrison? Aseguran que la Albirroja es una «trampa para vender jugadores troncos»

El presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) Robert Harrison es acusado de liderar un cártel para vender jugadores «troncos». El método es convocarlos a la selección paraguaya para encarecerlos y venderlos a incautos compradores, entre otros ilícitos.

El periodista mexicano Ignacio Suárez, en su columna publicada en el prestigioso medio de comunicación «Récord» no escatima acusaciones y ventila el expediente de investigación sobre el caso que lleva adelante la justicia argentina mediante la jueza Sandra Arroyo. Son mencionados como parte del contubernio, el abogado Gerardo Acosta y los empresarios representantes de jugadores Gabriel Apleyard y Pedro Aldave.

La publicación comienza así:

LA ESTAFA MAESTRA  

El caso del jugador Adam Bareiro Gamarra NO nace cuando este llega a Rayados, inicia mucho antes, justo el 3 de enero de 2016 cuando el presidente del Club Nacional de Paraguay y actual presidente de la Asociación Paraguaya de Futbol (APF) Robert Alexis Luis Harrison Paleari, designa al promotor de nacionalidad paraguaya Juan Gabriel Appleyard Pettengill como el agente único y exclusivo autorizado para gestionar e intermediar TODAS las negociaciones deportivas de uno de los equipos con mayor historia de Paraguay. Nadie MÁS puede negociar con este equipo, si no es este oscuro personaje que aún mantiene tiene ese control absoluto.

Suárez sostiene: «¿Cuál es el tema aquí? Que Appleyard Pettengill es también socio del oscuro representante Pedro Aldave Ortúzar, imputado en Argentina junto con el también promotor imputado Uriel Pérez Jaurena, en el marco de la causa FSM 6138/2020, caratulada ‘NN s/ infracción ley 24769’. Justo con ese cartel es que se fragua una estafa maestra contra las finanzas del Grupo FEMSA/Rayados de Monterrey con la llegada de Adam Bareiro Gamarra».  

«La documentación que existe en la carpeta de investigación de la fiscalía argentina NO deja lugar a dudas, en ellas se comprueban desde las mismas entrañas el modus operandi con el cual operan, según los dichos del expediente, pudiera tratarse de la organización más corrupta que controla sin ningún recato al futbol paraguayo», agrega.  

«En esta carpeta a la cual he tenido acceso, existen muchas pruebas, documentos, múltiples conversaciones de WhatsApp muy extensas, así como diversos audios y escuchas telefónicas donde se confirman todo tipo de acuerdos, negociaciones y arreglos de convocatorias de jugadores a las selecciones nacionales de Paraguay con el fin de hacer negocios», puntualiza el periodista mexicano.

A continuación, más extractos de la publicación del mencionado comunicador azteca:

EL CÁRTEL DE HARRISON  

La documentación que existe en la carpeta de investigación de la fiscalía argentina NO deja lugar a dudas, en ellas se comprueban desde las mismas entrañas el modus operandi con el cual operan, según los dichos del expediente, pudiera tratarse de la organización más corrupta que controla sin ningún recato al futbol paraguayo.

LA SELECCIÓN, LA TRAMPA  

La investigación y los audios detallan a la perfección cómo los promotores acuerdan con los dirigentes el llamado de tal o cual jugador a las selecciones nacionales de Paraguay, lo mismo a las menores que incluso a la mayor. La selección nacional es una parte central para que el negocio produzca enormes ganancias, pues es la gran vitrina, la coartada. 

Es simple, un jugador por tronco que sea al ser llamado a la selección nacional, aunque sea a dos convocatorias, automáticamente eleva su precio y de paso evita la sospecha de fraude del club comprador, ya que estarían negociando a un ‘seleccionado nacional’.  

Lo que pocos sabían era que esos llamados a la selección nacional NO son parte de un control de calidad del jugador, sino una simulación, un engaño para convertir en un jugador malo en bueno, y de barato a caro en una convocatoria. El cártel paraguayo de esta manera blinda muchas de sus ventas, enganchando a los incautos que los compran muy caros solo viendo videos de YouTube editados.  

Las selecciones nacionales se utilizan como una trampa, como una especie de publicidad engañosa. El club comprador y la prensa al revisar el curriculum del jugador contratado podrá comprobar que el jugador en cuestión fue ‘seleccionado nacional’, lo que, en teoría, daría, el aval de calidad, sin saber que esos llamados fueron una patraña, un ardid entre promotores y dirigentes para poder vender al jugador en un precio mayor.

CINISMO MAYÚSCULO   

No solo pasaron por encima de los estatutos de FIFA, también ocultaron el origen y legalidad de los fondos y sus titulares, para después vender derechos y cobrar enormes sumas de dinero. ¿Qué hizo la Asociación Paraguaya de Futbol? NADA. El operador de este flagrante ilícito, Gerardo Luis Pérez Acosta, es el abogado tanto de la propia asociación como de los promotores, él mismo aprobó el negocio. ¡Vaya cinismo!  

Foto: Robert Harrison, presidente de la APF.