Cerro Porteño otra vez victima del arbitraje CONMEBOL

Cerro Porteño cayó 2-0 ante Fluminense en la Olla, en juego de ida de los octravos de final de la Copa Libertadores. El Ciclón, como otras tantas veces, fue víctima de un grosero error al ser anulado un gol legítimo de Boselli por parte del asistente argentino Cristian Navarro, refrendado por su compatriota argentino Facundo Tello. Los chilenos César Deisher y Eduardo Gamboa, encargados del VAR, completaron el cuarteto de inútiles. Una payasada más de los árbitros de la CONMEBOL, entidad que aglutina ineptos, por no llamarlos de otra forma, en todos su estratos.

El equipo de Chiqui Arce tampoco fue un dechado de virtudes, pero eso no es razón para que le roben de manera descarada.

El cuadro azulgrana, fiel a los dirigidos por Arce toca y toca de manera instrascendente y se marea al estar frente al arco rival. Exageradamente pobre el nivel del Ciclón que no hace honor a su mote y deambula de manera absolutamente improducitiva, con supuestos ataques anunciados que no asustan a nadie.

Con ésta derrota, Cerro Porteño, por enésima vez, está en las piuertas de otra eliminación internacional.

Foto: Boselli en acción (Diario AS).