Chiqui Arce y su «juego bonito» intrascendente, que rivales directos ya conocen a perfección

Francisco Chiqui Arce, sin duda alguna, le dió a Cerro Porteño un juego tan bonito como intrascendente. Libertad y Olimpia, sus rivales directos por el título del Apertura 2021 ya le «tomaron el pulso» y salieron victoriosos en los últimos partidos en los que se enfrentaron.

En el juego ante el equipo de Garnero que, dicho sea de paso tomó el equipo hace dos meses, Cerro Porteño marcó el gol, pero luego fue «pisoteado» por Libertad que no se detuvo hasta remontar el resultado. Olimpia, en el último clásico, dirigido por Gorosito que, dicho sea de paso, ya le ganó dos clásicos en cuatro meses de conducción, le esperó a Cerro, marcó dos goles y se resguardó logrando el objetivo.

Antes, Guaireña hizo lo propio y el mismo Olimpia en cuartos de final del Clausura del año pasado, aplicó el mismo sistema victorioso.

Por ello, Chiqui debe cambiar su esquema. Jugadas 5 fechas está en tercer lugar, sus rivales directos le sacan ventajas y hasta lo no directos ya le toman el pulso. Es lindo tocar y cambiar de frente, etc, etc. Pero no traducirlo en goles no sirve para nada. Es muy obvio que éste juego no reditúa beneficios, pues los números mandan.

Podría comenzar revisando sus «estrellas». Este «Pachi» Carrizo es un peligro, porque entrega pelotas comprometidas cuando el equipo está adelantado. Y no solo fue una vez. Además no reacciona en partidos claves como en éste último clásico. Por su parte, «Kureí» Ruiz demostró «mil veces» que juega mejor ingresando en la complementaria. Solo dos puntos, sin mencionar su zaga central, vulnerable en cada jugada cuando la pelota llega por arriba. Solo algunos puntos a tener en cuenta por el DT del equipo que ya casi fue considerado como el «dream team».

Foto: Francisco Arce (ABC Color).