Domingo de Pascua: ¡Aleluya, Jesús ha resucitado!

El Domingo de Pascua o Domingo de Resurrección es el día en el que Jesús resucitó, tres días después de ser crucificado en Viernes Santo. En ese sentido, la Pascua marca el final de la Semana Santa, los últimos días de Jesús.

Constituye la fiesta central de la religión cristiana, es sinónimo de alegría, luz y esperanza entre los fieles católicos. Se rinden honores al sacrificio de Jesucristo como salvador de la humanidad y se recuerda su mensaje de unión para los hombres.

«Pasado el día de reposo al amanecer del primer día la semana vinieron María Magdalena y la otra María a ver el sepulcro.

Y hubo n gran terremoto porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando removió la piedra y sentó sobre ella.

Su aspecto era como un relámpago y su vestido blanco como la nieve.

Y de miedo de él los guardias temblaron y se quedaron como muertos.

Más el ángel respondiendo dijo a las mujeres: No temais vosotras porque yo se que buscáis a Jesús, el que fue crucificado.

No está aquí, pues ha resucitado como dijo»

S. Mateo 28:1-5.

«Y aconteció que bendiciéndolos se separó de ellos y fue llevado arriba, al cielo» S. Lucas 24:51