«Es que no me tienen paciencia»: El Chavo del 8 superó en millones a sus amigos de la vecindad

Llenó de alegría sana, de diversión, de risas, de humor blanco por más de 30 años. «El Chavo del 8», un programa de todo el mundo tenía una «buena vecindad» que habrá sido buena, pero no equitativa a la hora de repartición de dólares, en un tiempo en que el verde billete tampoco abundaba en los estudios de TV, como lo hacen en la actualidad.

Lógicamente Roberto Gómez Bolaños, El Chavo, productor, director, actor, fue el que más dinero acumuló. Unos 50 millones de dólares figuraban en su patrimonio (murió el 28 de noviembre de 2014) según consigna Infobae, citando a Celebrity Net Worth. Su gran amigo Quico (Carlos Villagrán), es el que le sigue en cuanto a recaudación, pero mucho menos, pues lo acumulado no supera los 10 millones de la moneda norteamericana. Se exceptúa a «Ña Florinda» (Florinda Meza) esposa de Gómez Bolaños que por tal, tenía una participación con algunos privilegios con seguridad.

En contrapartida, El Profesor Jirafales (Rubén Aguirre) y El señor Barriga (Édgar Vivar) no tuvieron, por lejos, las mismas remuneraciones. Se consignan unos 35 dólares por episodios, lo que les dejá muy por debajo de cuentas bancarias considerables.

La Chilindrina (María Antonieta de las Nieves), en más de una ocasión dijo que las ganancias en «El Chavo del 8» estuvieron siempre por debajo de otras ofertas. Comentó a Telemundo que solo recibía unos 150 pesos por cada vez que pasaba por las cámaras en un amplio porcentaje de los 1.300 episodios que grabó el programa.

En cuanto a Don Ramón (Ramón Valdez) otro de los grandes intérpretes del programa, su remuneración no fue lo suficiente como para dejar de «prestar plata», según informaron medios de prensa de su país, México.

Muchos dólares para algunos, no tantos para otros, como en cualquier otra «empresa de la vida». Lo cierto y concreto es que «El Chavo del 8» tenía una buena vecindad en el programa, no así en las cuentas bancarias de sus protagonistas.Parece que si le tenían paciencia.

Foto: Quico, El Chavo y Don Ramón (MDZ online).