Este vicepresidente está en todos lados, menos al servicio del país

El vicepresidente de Paraguay, Hugo Velázquez, tiene una extraña atracción por lugares y acciones que están en sentido contrario al servicio del país. En el famoso caso de «Traición a la Patria» por la entrega de Itaipú al Brasil, apareció estrechamente ligado, al abogado Joselo de gran gravitación en el complot contra el Paraguay. Hasta el momento, como en varios otros casos de nuestra «justicia» no existe sentencia respecto a las vinculaciones entre el segundo hombre fuerte del país y el abogado que estuvo cerca de lograr el objetivo, según trascendió en medios de prensa. Ahora, Hugo Velázquez aparece como el invitado principal del faraónico cumpleaños del acusado e investigado por corrupción en el caso «tapabocas de oro» Édgar «Beto» Melgarejo, ex director de Dinac del que fue rajado justamente por estar involucrado en la denuncia de sobrefacturación de mascarillas apenas iniciada la pandemia.

Otro de los «flamantes» invitados del acusado por robo fue Ramón González Daher «otro que bien baila» que carga encima decenas de denuncias y que goza de libertad producto de ésta justicia despreciable y corrupta como las personas a las que favorece por el poder económico que ostentan, en la mayoría de los casos, mediante hechos ilícitos.

Óscar Salomón, actual presidente del Congreso, o sea el tercer hombre en línea de sucesión presidencial fue otro de los que asistió al cumpleaños de oro, manchado por sangre de muchos inocentes que han pagado hasta con sus vidas los hechos de corrupción que llevan a sus cuentas nefastas el dinero que podría haber salvado vidas.

Es rara la actitud de la gente, de la población paraguaya que nada hace para mandar a la carcel a los corruptos que les meten las manos en los bolsillos y en sus vidas. En cualquier país serio y valiente, el pueblo habría salido a las calles a ejercer su derecho de manifestación en busca de que los malditos miserables asesinos no hagan ostentación de sus robos. Y menos aun que personajes nefastos como éste vicepresidente, los apañen con su presencia en una farra de oro, de cara al pueblo que se muere de hambre y de falta de asistencia médica. Lamentable.

Foto: Hugo Velázquez (ABC Color).