Mario Abdo Benítez: En el tenis, solo quiere jugar «en el arco»

Mario Abdo Benítez es el fiel reflejo de su padre corrupto. Apañado por Stroessner hizo su fortuna y se jactó de ella. Escondido bajo los pantalones del dictador,. Mario Abdo Benítez (padre) amasó una fortuna incalculable, le tuvo a sus hijos en los algodones de Estados Unidos, donde estuvo aquel heroico 2 de febrero de 1989, nuestro actual «Presidente», títere de Cartes, el más insalubre de los presidentes que tuvo éste maldecido Paraguay.

Dicen que a Abdo Benítez (el corrupto viejo y muerto QEPD) le invitaron a jugar al tenis y dijo que aceptaba, pero que iría, por estar cansado a jugar solo «en el arco». Éste fue el «secretario privado» del monstruo que formó generaciones de idiotas y corruptos que hoy imperan en el Paraguay. Corruptos: Óscar González Daher, Javier Díaz Verón y esposa, Ulises quintana y miles más. Idiotas: Los que se autoflagelan y votan por ellos por dos vaca í y un kilo kokito, o 100 mil í, con los que facturan el futuro de sus hijos.

Hoy, Mario Abdo Benítez «nuestro presidente» no juega al tenis. Y no es porque no quiere «quedarse en el arco» sino porque tiene miedo que Cartes tire un saque que sus piés temblorosos y corruptos no puedan devolver. Se esconde, tiembla, lame los pies de su verdugo narcotraficante, mientras éste se ríe y se jacta de su poder, escondiéndose como rata tras sus botellas de vinos comprados con sangre. Mientras, el pueblo se muere y «Marito» no es capaz ni siquiera de renunciar. Pobre Paraguay, sigue lamiendo tus heridas y alimentando bestias que se enseñorean aqui, pero se pudrirán en el infierno.