Paraguay 2.0: Pobres quédense en casa a juntar para pagar la luz, ricos cásense ante una multitud al estilo Sol Cartes

El Paraguay país con una diferencia clara de clases muestra su rostro más desvergonzado que portan sus dirigentes, los políticos que se sacan la careta y hacen lo que les da la gana, mofándose de un pueblo que duerme y no defiende sus derechos. «Quedáte en casa porque la Policía te va a vigilar y llevar preso si salís», una frase que sintetiza la orden superior emanada desde lo más alto de la corrupción que lidera Mario Abdo Benítez.

La orden es clara. Evitar aglomeraciones. El pobre infeliz que quedó sin trabajo, o aquel que nunca lo tuvo, tiene que dejar de juntar latas en las calles y empeñar sus cosas para seguir viviendo. Un golpe más le dieron a Juan Pueblo los 43 diputados que aprobaron el veto del corrupto presidente que vive una burbuja y ahora tienen que juntar hasta la última moneda para pagar la luz, un monto que, con alta probabilidad, vendrá sobrefacturado.

Mientras en «el otro Paraguay» se anuncia la boda de Sol Cartes, hija del ex presidente y del que realmente tiene el poder hasta ahora, Horacio Cartes. Se anuncian 150 invitados, lo que seguro es una farsa pues que esa cifra se duplique no será raro.

Y vaya rareza de éste nuestro aguerrido pueblo (?) Sale a defender a un sacerdote pedófilo cuyo manoseo a una joven quedó probado pero no a tal «intensidad como para ser sancionado» según considera la «justicia» que por ello lo dejó libre. Sin embargo, le pisan la cabeza, roban a cara descubierta con los insumos médcios en épocas de pandemia, y nadie dice nada. «No quiero ser presidente de 7 millones de cobardes» dijo Paraguayo Cubuas. Y…