Parecía Ciclón, pero terminó sufriendo por exagerado toque intrascendente y negligente

Cerro Porteño le ganó 2-1 a domicilio a Ríver Plate posicionándose en la punta del torneo Clausura. Parecía que se venía un Ciclón, cuando por unos 35 minutos aproximadamente, el equipo de Chiqui Arce demostró un fútbol veloz, preciso, agradable y contundente. Producto de ello, Aquino y Cardozo Lucena hicieron los goles que parecía encarrilar una fiesta para los seguidores del Ciclón.

Pero toques tan reiterados como intrascendentes, cerca del área, con juego medio desinteresado, rayando la soberbia podría decirse, muy confiado en la superioridad ante un equipo de los llamados «chicos». Así, una mala salida, arriesgada de manera innecesaria, medio con negligencia defensiva, hizo que el «Loco» Pérez marcara el descuento.

Terminó el juego fluido y punzante, hasta lujoso por momentos de Cerro Porteño. Ríver fue protagonista principal, hasta tuvo un penal que lo desperdició Torales, aunque siguió martillando de manera constante, más aun cuando Cáceres se fue expulsado.

Ganó Cerro, gustó media hora y pico. Después, mucho por revisar y hablar, sobre todo para analizar esas actitudes displicentes que complican a todo el equipo.

Foto: BeSoccer