Reacción ciudadana es por la corrupción gubernamental descarada en tiempo de pandemia

La enérgica reacción ciudadana en el Alto Paraná es, sobre todo, por las constantes denuncias de corrupción descarada en el gobierno. Licitaciones amañadas, compras sobrefacturadas, robos sin pudor en esferas del gobierno de Mario Abdo Benítez, fomenta la reacción de ciudadanos trabajadores, sobre todo del Alto Paraná que, decreto mediante, éste mediodía volvió a fase 0 de la cuarentena, lo que supone el paro semi total de actividades en una de las zonas de mayor movimiento comercial del país.

En absoluto se puede justificar manifestaciones fuera de la ley, pero tampoco se puede ignorar el ya muy extendido lapso sin trabajo que conlleva infinidad de apremios, sin descartar el hambre, que soporta gran parte del país. Ni las ollas populares aguantran ante la fase de carencias que golpea a la clase más desprotegida del país.

A ésto se suman diarias publicaciones y denuncias de corrupción galopante y desvergonzada de sectores cercanos al gobierno y aun dentro de él lo que enciende la llama de la impotencia y genera la reacción ciudadana, agredida por la clase política exenta de consideración alguna hacia la población, siempre y cuando esos robos descarados sigan llenando sus alforjas manchadas de sufrimiento de otros, en la generalidad de los casos con vinculaciones a parientes y amigos ladrones.

El gobierno tiene la obligación de parar la corrupción, utilizar todos los mecanismos de castigo a los ladrones, por un lado. Por el otro, el de disponer acciones inmediatas para la asistencia a compatriotas que pasan apremios económicos y humanos, con toda su gente cercana incluida, en la mayoría con hijos que sienten en carne propia éste momento difícil.

No costará tanto recortar privilegios exuberantes, sueldos superabultados en las binacionales, solo por dar algún ejemplo, y destinar, de inmediato, fondos que ayuden a la gente común como diría nuestro «ilustrado» diputado Portillo, a sobrellevar ésta situación de catástrofe. De lo contrario, reacciones como las de hoy en el Alto Paraná, no será difícil de producirse.

Foto: El presidente Mario Abdo Benítez y el ministro de Salud Julio Mazzoleni (Ñandutí).