Si se va a reemplazar a Berizzo, es el momento

Nunca es bueno cortar un «proceso» a medio camino, pues ello significa que hubo equivocación al momento de adoptar decisiones trascendentales, como en éste caso es la designación de un técnico para la selección paraguaya. Pero si se considera el cambio en el seleccionado albirrojo, éste es el momento.

Claro. Porqué se haría el cambio? Hay varias razones: Tal vez la fundamental es que en las eliminatorias en curso no se ha mostrado nada convincente. La Albirroja es incapaz de ganar en casa, factor fundamental para éste y cualquier selectivo mundialista. El equipo dirigido por Berizzo no convence, cede en momentos claves, hoy estamos en sexta ubicación en las eliminatorias Qatar 2022 y eso de que «si las eliminatorias culminasen hoy» no existe. No terminan hoy ni lo harán en la fecha 6 ni 7 ni 8, al final de las 18 fechas se sabrá en qué posiciones se ubican los cuatro seleccionados que irán al Mundial con todo el ingreso de dólares que ello representa.

En la Copa América Paraguay fue un equipo con altas y bajas, mayormente de éstas, pues la coordinación de juego, el aprovechamiento a las pocas virtudes que aun tenemos, no fueron explotadas ni menos aprovechadas. Claro que nadie garantiza, pero Berizzo da muestras muy claras de que no entiende el rumbo que debe buscar.

Una vez más se menciona al brasileño Scolari, que es un buen DT, pero ya rechazó en una oportunidad anterior, lo que le genera cierta resistencia que no es insalvable. Él podría ser un buen conductor albirrojo, pero si se compromete con el país futbolero, no que vanga a mirarnos por encima del hombro y pensar que lo idolotramos antes que para nosotros haya ganado algo.

De lo contrario debe ser un paraguayo. Si cantamos el himno antes de cada partido, si nos rasgamos las vestidiras al hablar del país, de la patria, en todo momento, entonces tendríamos que dirigir nosotros mismos nuestros mal llamados procesos.

Nombres? Hay varios, es cuestión de encontrar al elegido. Pero si va haber un cambio, debería ser ahora, pues en cada fecha que pasa vamos hacia el fondo de la tabla, a esos lugares que ocupamos al final de las últimas dos eliminatorias. Nuestros actuales «dirigentes» conocen muy bien de terminar últimos.

Foto: Eduardo Berizzo (ABC Color).